Avenida, una ciclogénesis explosiva

Avenida, una ciclogénesis explosiva

Fuente: perfumeriasavenidabaloncesto.com

El temporal meteorólogico estaba remitiendo en todo el país pero aún faltaba el huracán Avenida. Y es que así ha pasado el equipo charro por Würzburg en la matinal de este domingo, venciendo con tremenda claridad a RPK Araski, 81-44, en un partidazo que, por momentos, ha deleitado a la afición azulona. Cinco jugadoras por encima de los diez puntos, seis en dobles dígitos de valoración, todas anotando y las once inscritas en acta aportando en una exhibición coral con su cúspide en un tercer cuarto apotéosico en el que las charras endosaron un 32-8 de parcial. Con todo tan repartido, destacar a una jugadora es casi imposible, con Angel cerca del doble-doble, Arrojo y Silvia liderando la anotación con 14 puntos y, para rematar anécdotas, con Erika alcanzando la cifra de 3.000 rebotes en Liga española.

Los primeros instantes fueron los únicos en los que las vitorianas aguantaron el pulso a Avenida. No empezaron demasiado acertadas en ataque las perfumeras, erráticas en el lanzamiento y con demasiadas pérdidas, mientras en Araski Diallo comenzaba a hacer daño en la pintura. El 9-8 tras cinco minutos, con primer momento de protagonismo de Arrojo en su mejor partido como azulona, fue un espejismo cuando Avenida subió líneas en defensa, apretando en toda pista y provocando los errores en el pase y en lanzamiento de las visitantes. El primer arreón, con 13-8, obligaba a Made a parar el partido. Se estancaba el duelo en esos guarismos durante más de tres minutos hasta que Avenida dio el segundo gran empujón, lideradas por Angel Robinson que corría al contraataque y finalizaba como un camión. Con ese segundo arreón, Avenida se marchaba tras diez minutos con 19-8.

No le perdió la cara, ni mucho menos, al choque el conjunto vitoriano. No quería despedirse tan pronto de Würzburg, manteniendo la renta en torno a los diez puntos de desventaja pero aún tenía el equipo charro una marcha más para estirar la goma. De hecho lo hizo cuando la primera parte ya agonizaba y coincidiendo con el primer momento ebullición de la recién llegada Loyd, que ilusionaba a la grada. En un visto y no visto, las azulonas, incluida canasta casi sobre la bocina, se habían escapado a una renta que ya rozaba los veinte de ventaja, 39-21, aguantando de forma soberbia en defensa y atacando con velocidad. La ovación de un Würbzurg entregado al descanso era el mejor síntoma. 

Pero aún quedaba una marcha más en el equipo azulón. No era la sexta, era la “marcha tornado”, un modo devastador que activó Avenida tras el descanso y en el que todas aportaban. Araski quedó absolutamente desguarnecido y sin posibilidad de reacción ante la intensidad defensiva azulona y un ataque letal. Loyd a lo suyo, Silvia infalible desde la larga distancia, Arrojo en plan estelar… La pelota se movía a una velocidad a la que la zona de las visitantes no era capaz de llegar de ninguna manera, con acciones tremendamente espectaculares de juego colectivo. Unos minutos de aluvión que se resumían en el resultado final del parcial, 71-29, apabullante.

Hasta ese instante decidió mantener la intensidad, cosa por otra parte lógica, Perfumerías Avenida que se desconectó ofensivamente durante más de cinco minutos del partido para propiciar que jugadoras como Edwards, en Araski, pudieran maquillar su marcador personal y el del equipo. Los últimos destellos de Silvia asistiendo y Loyd culminando fueron lo más destacado en unos instantes que, seguramente, sobraron para unas y otras aunque no para una afición que disfrutaba de lo lindo. Las azulonas demostraron seguir en un crecimiento exponencial justo tres días antes d erecibir a Carolo en otra final europea.

PERFUMERÍAS AVENIDA 81- RPK ARASKI 44 (19-8, 20-13, 32-8 y 10-15)

Avenida: Domínguez (14), Loyd (11), Arrojo (14), Gil (4) y De Souza (9). Jugaron también: Robinson (10), Elonu (10), Asurmendi (5), Givens (2) y García (2)

Araski: Roberson (9), Drammeh (5), Van den Adel (0), Edwards (17) y Diallo (7). Jugaron también: Pardo (4), Estebas (2), Molinuevo (0) y García (0)

Partido disputado en Wúrzburg ante 2.700 espectadores.

Compartir

No hay comentarios

Dejar respuesta