La Antigua – CB Tormes dobla la rodilla ante un Clavijo superior...

La Antigua – CB Tormes dobla la rodilla ante un Clavijo superior físicamente


El equipo salmantino ‘hizo la goma’ durante todo el choque, pero al final fue inferior a los riojanos, con un ambiente espectacular en el pabellón.

Se resiste la cuarta para La Antigua – CB Tormes, que este domingo cayó a manos del Bodegas Rioja Vega en un partido de altibajos, a pesar de los que al final volvió a meterse en el choque (60-69 a falta de 7 minutos), momento en el que se les acabaron las fuerzas a los de Jandro Zubillaga.

El choque comenzó muy bien para los locales, que salieron muy enchufados ofensivamente con un festival de triples (cuatroen menos de 5 minutos), que sin embargo se mostraban muy blandos atrás ‘regalando’ literalmente varias canastas de Clavijo (14-13). A pesar de ello, en cuanto los de Zubillaga se ponían serios atrás, lograban pequeñas rentas como el 22-17 en el minuto 9 del primer parcial.

El segundo cuarto comenzó contrario a los intereses de los charros, ya que los riojanos lograban dar la vuelta al marcador (22-26), pero las rotaciones locales comenzaban a responder y tras un triple de Pedro de la Calle y una canasta al contraataque de Víctor Moreno, lograban de nuevo ponerse por encima 29-28. Como el partido fue a tirones, en otro ‘arreón’ de Bodejas Rioja Vega, los riojanos sumaron un parcial de 0-11 para lograr la primera renta importante de Clavijo (29-39).

Si bien al comienzo del choque era Moreno el que llevaba la batuta, en el tercer cuarto fue Osas el que impuso su ley en ataque y en defensa, logrando que el marcador se ajustase más.

A La Antigua – CB Tormes, sin embargo, le  faltaba regularidad y en Clavijo se aferraron al momento de gracia de Junior Saintel que lo metía todo. Los tormesinos, sin embargo, veían como los dos primeros puntos de Rivas llegaban en el minuto 7 del tercer cuarto. Demasiada renta para un gran equipo como Clavijo.

Al comienzo del último parcial, La Antigua volvió a acercarse, esta vez 60-69 con 7.31 por jugar gracias a dos triples seguidos de Sikiras, prácticamente tirados desde el mismo lugar que se facilitaron por otras dos buenas defensas anteriores. Pero ahí se le acabaron las fuerzas a Tormes, que encajaron un 0-6 en contra en minuto y medio y con 60-75 y la quinta falta personal de Sikiras, a 5 minutos del final, pintaba negro.

Con todo el pescado vendido, a falta de 1.45, Jandro Zubillaga dio entrada en la cancha a Jorge Morán y Carlos Manzano, los dos canteranos que entrenan con el primer equipo y que, tras un mal encuentro, dejaron una sonrisa en la numerosísima parroquia salmantina que acudió en la mañana de este domingo a Würzburg.

Compartir

No hay comentarios