La Antigua recibe una cruel ración de su propia medicina, apuntillado por...

La Antigua recibe una cruel ración de su propia medicina, apuntillado por un triple navarro desde su campo

El marcador final supuso la segunda vez que Navarra se ponía por delante en el marcador después del 5-6 del minuto 4 del choque.

La Antigua cayó ante el todo poderoso Navarra en un partido que demuestra lo cruel que puede ser el baloncesto. Tras un choque controlado, por momentos de buen baloncesto, siempre por delante en el marcador, el equipo charro cayó con un triple desde su campo del navarro Marín sobre la bocina, tras un robo a la posesión de los charros cuando faltaba 3 segundos.

 Comenzaba el partido de nuevo frío, les costaba anotar a ambos equipos sobre el parquet deWürzburg, tanto que los primeros puntos en juego del choque los anotaba La Antigua en el minuto 4 del primer parcial con un canastón tirando de clase de Víctor Moreno.

Con Lucas Antúnez sin vestir tras el golpe que sufrió en su rodilla en el choque ante Zamora del miércoles, Andy Ramírez asumía más minutos desde el inicio en el puesto de base, compaginándolo con Jacob Round.

Lograban los salmantinos pequeñas rentas en el inicio del choque, siempre por delante en el marcador salvo un 4-4 inicial, gracias a una buena defensa,sacrificada e intensa, aunque le fallara en este caso el tiro desde6.75 metros, con un 1/8 inicial. Aprovechaban, además, los salmantinos las muchas pérdidas de su rival en estos minutos.

Poco a poco, la cuerda comenzaba a tensarse, con La Antigua haciendo un gran trabajo, con paciencia en ataque, y la renta a su favor aumentaba hasta llegar a los diez de máxima (31-21) en el minuto 3 del segundo parcial.

Pero este equipo está dispuesto a no dejar que su gente se acomode y tras lograr esa máxima ventaja, Basket Navarra acortó hasta el 34-32 con el que llegó el descanso. Todo por jugar.

El inicio del tercer cuarto volvió a ser favorable a los salmantinos, con un parcial de 8-0(47-34), seguido sin embargo por otro favorable a los navarros de14-2, que volvió a ajustar el luminoso de Würzburg (49-48) casi al final del parcial.

Con 51-48 comenzó el último cuarto y un triple de Round nada más empezar, que puso el 54-48 en el luminoso. Sin embargo, la calidad de Navarra seguía sumando y lograba empatar el partido 56-56 a falta de 7 minutos para el final.El final del choque siguió siendo agónico, con rentas de dos puntos para Tormes y con Navarra incapaz de ponerse nunca por delante.

Entonces surgió la figura de Njegos Sikiras, que primero con un ‘coast to coast’ anotado y luego con un tapón providencial que levantaba al pabellón y parecía cerrar el partido.

Sin embargo, cuando todo parecía indicar que el partido se iría a la prórroga de nuevo, con3 segundos por delante y posesión para La Antigua, Marín le robó un balón inverosímil a Round y, desde más allá de la línea de mitad de campo, anotó un triple increíble que dejó a los salmantinos con la boca abierta y a todo el pabellón en silencio.

Después del 5-6 del minuto 4,era la primera vez que Navarra se ponía por delante en el marcador en los 40 minutos de partido.

Compartir

No hay comentarios