Salamanca UDS remota ante el Navalcarnero

Salamanca UDS remota ante el Navalcarnero

Fuente: salamancacfuds.es

Sólo los que han vivido durante casi cinco décadas la magia del Helmántico saben lo que significa ese estadio para el fútbol salmantino y español. Este domingo, más de 11.000 espectadores lo disfrutaban. Muchos lo vivían por primera vez, pero la mayoría saboreaba el regusto a las grandes gestas de la Unión. Salamanca respondió, como siempre, a la llamada del fútbol y de su equipo. El #Objetivo10000 marcado por el club se alcanzaba con creces y el Helmántico vestía sus mejores galas. El Salamanca UDS llegaba con la máxima presión pues la permanencia está cara este año y el equipo charro iniciaba el partido con las victorias del Adarve y del Bouzas que le obligaban a ganar sí o sí a un descendido Navalcarnero para no meterse en más problemas de los que tenía al iniciar.

El partido comenzó igualado, con una gran comunión entre ambas aficiones, pero los rojiblancos mostraban sus intenciones desde el principio y el visitante Mena, a los diez minutos, ya ponía en apuros a Sotres silenciando a un Helmántico que se levantaba este domingo no una, sino hasta dos veces y que llevaba en volandas al triunfo al equipo. Asdrúbal, que fue uno de los jugadores más destacados, como lo está siendo en las últimas jornadas con una gran movilidad y poniendo en jaque a las defensas rivales, lo intentaba en el 14, pero Héctor despejaba in extremis.

Sin embargo, parece que el Salamanca UDS tiene que abonarse a la épica y a la media hora, la presión de los delanteros rivales obligaba a Sotres a despejar a banda. Sacaban y Santano, sólo, recibía un gran centro para lograr el 0-1 con un impecable remate de cabeza. Pudo empatar Chatón en el 34 de cabeza, pero la cosa se ponía todavía peor cuando en el 40 Mena recibía en la frontal y soltaba un zambombazo ante el que nada podía hacer Sotres. 0-2 al descanso, jugadores a vestuarios y más de 11.000 espectadores viendo fantasmas.

Pero de nuevo Calderón daba con la clave en el descanso y se jugaba el todo por el todo dando entrada a Manu Molina y a Santi Luque. El primero reaparecía tras ser baja dos partidos y Luque volvía a ser el revulsivo utilizado por el técnico. Y ninguno de los dos defraudaba pues se convertían en grandes protagonistas. Primero Manu Molina al transformar un penalti a lo ‘Panenka’, con una tranquilidad pasmosa, en el 55. David Torres, al girar, era derribado por un rival que se encontraba en el suelo. El tanto de la esperanza llegaba justo después de la que hasta el momento era la mejor jugada charra con una gran triangulación iniciada por Asdrúbaol que terminaba en los pies de Calero, con un remate que lanzaba a córner Héctor.

Compartir

No hay comentarios